@SanCaReforma

martes 26 ene. 2021

¡AVÍSENLES!

Debo aplaudirle al señor Mikel Arriola, presidente de la Liga BBVA, que desde su arribo al poder esté al pendiente de todo lo que se dice en los medios sobre la forma en que los clubes se habían pasado por el arco del triunfo el tema de la prevención del Covid-19, y que vea que no se trata solo de criticar.

Qué padre que escuche a mis carnalitos de #LaMesaDeCANCHA, quienes ya habían platicado sobre cómo endurecer las sanciones para que no se les salga de control el tema de las medidas sanitarias. Lo único que sí les pediría es que, porfa, ¡avisen!

En este caso no se trata de defender al nefasto de Alan Mozo, lateral de los Pumas, ni pedir clemencia por la lana que le van a cobrar, pero me parece que hay cosas que sí deben quedar muy claras: cuando uno le entra a un juego o a un trabajo y nos estipulan bien claras las reglas, sanciones y demás, no hay modo decir ni pío si se falla.

Aterrizada la idea a la Liga MX, está bien que el señor Arriola y compañía estén haciendo los ajustes pertinentes en virtud de lo que se está viviendo con respecto a la pandemia, pero tampoco se vale que se sancione sin conocimiento previo de la pena.

Resulta que el sábado pasado, primero salió Pumas a decir que sancionaba a Mozo por haber violado el reglamento sanitario, y varias horas después saltó la Liga BBVA MX con el nuevo reglamento de la Liga, donde ya contemplan estos "pequeños tropiezos" de parte de sus jugadores.

Aquí hay varias cosas que no parecen cuadrar.

Síganle.

O TODOS COLUDOS...

Si la banda de la Liga MX ya había acordado el tipo de sanciones que le aplicaron a Alan Mozo cuando se juntó de manera urgente con los directivos de los diferentes clubes, nada les costaba indicar que dentro de los nuevos lineamientos estaban contemplados estos castigos.

Extraño porque han sido bien transparentes desde el inicio y no tendrían por qué no haberlo sido con esto.

Y es que salir a decir que se iba sancionar económicamente y a turnar el caso a la disciplinaria, cuando apenas había salido a la luz pública el caso de Mozo, pues suena raro.

Valdría la pena que este punto lo hubieran anunciado públicamente y que además los presidentes de cada equipo se lo transmitieran a sus jugadores, porque como decimos en mi pueblo, "sobre advertencia... no hay engaño".

Porque si ya se la aplicaron así a Mozo, pues entonces también que se haga de manera retroactiva imponiendo un correctivo económico a Jonathan Rodríguez, para que se vea que habrá sanciones severas, para todos, pues los dirigentes están haciendo circo, maroma y teatro para mantener el espectáculo del futbol a flote, como para que a los futbolistas les valga bolillo.

Así como lo hicieron, nomás están volviendo mártir a Mozo a los ojos de los detractores de la Liga MX y la neta si hay algo que Mozo no es, es eso. El tipo merece el castigo que se le puso, pero igual El "Cabecita"... O todos coludos, o todos rabones, señores.

Y NO APRENDEN...

Se los dije desde hace semanas y... bueeeno.

Si de por sí ya era una locura abrir el estadio cuando el País vive un repunte del Covid-19, imagínense lo que fue invitar a la afición de otros estados visitar el Kraken y ofrecer paquetes "hospitality" donde arman los tours para volar a Mazatlán y conocer el nuevo inmueble.

Me cuentan que una de las razones por las que entre las autoridades y la directiva del Mazatlán FC decidieron jugar a puerta cerrada el fin de semana pasado, fue por un aviso de "invasión" por parte de los aficionados de Santos Laguna.

Y es que el Kraken no había vivido una situación similar, pues salvo el compromiso contra Rayados, sus otros rivales, Juárez y Necaxa, no tienen el poder de convocatoria de Tigres o Santos en el norte, o América y Chivas a nivel nacional; por ello, entre eso y que el semáforo estaba por volver al color naranja, mejor dieron marcha atrás y jugaron sin gente en el Kraken por primera vez en los últimos cuatro cotejos.

La bronca fue que la cosa se puso fea pues como tardaron taaanto en decidir que se jugaría sin público, un puñado de aficionados hicieron el viaje de Torreón a la Perla del Pacífico y por primera vez en la entidad hubo violencia provocada por el futbol, luego de que un par de aficionados locales se agarraran a golpes con los porristas de Santos que fueron a apoyarlos al hotel de concentración.

Así como lo leen.

Esos seguidores morados, que presumieron que no iban a ser como los barristas de otros equipos, ya se agarraron a trompadas y varios quedaron con más puntos que los que ha conseguido su equipo en su joven historia.

La Liga MX ya dio un paso gigante con la multa a los futbolistas que hagan el acto inconsciente de juntarse con personas fuera de su entorno familiar, ahora no deberían de aflojar y, si se mantiene el visto bueno de dejar entrar público al estadio, al menos prohibir el acceso a los seguidores visitantes, porque no fue la primera ni será la última vez que los pasionales aficionados se arriesgan al Covid-19, subiéndose a un avión o camión, para ver a su equipo en un estadio del rival.