@SanCaReforma

viernes 5 feb. 2021

LA CAJA DE ADALID

Ya les dijo borrachos, corruptos y hasta amagó con acudir a la FIFA, pero ahora Adalid Maganda tendrá un rol mucho más mesurado a la hora de dirigirse a quienes fueran sus patrones tras desatarse una lucha legal por el despido del silbante afromexicano, a quien no bajaron de incapaz antes de darle las gracias de manera definitiva.

El (casi ex) árbitro ya tuvo una primera reunión con los abogados de la FMF, en la cual le recomendaron que piense tres veces antes de darle libertad a su lengua de soltarse.

Ambas partes acordaron que lo mejor es tomar las cosas con calma.

Del lado de Adalid entienden que sería inútil luchar por regresar a hacer realidad su sueño de tener una larga carrera como árbitro de la Liga BBVA MX, toda vez que ya no es del agrado ni de Arturo Brizio Carter ni de los instructores.

Ahora Maganda deberá cuidar mucho lo que declare, aunque la Caja de Pandora ya está abierta.

Y es que después de que Adalid acusó al instructor Mauricio Morales de ser el alma de la fiesta, y organizar pachangas con sus consentidos, se desataron los demonios.

En los pasillos de la FMF circula el rumor de que Adalid Maganda tiene videos que involucran a gente del ahora llamado "Cártel del Pomo", que dejaría muuuy mal parados a muchos de los altos mandos de la Comisión de Árbitros.

Ahora sí que, como bien dice la sabiduría popular, "el que nada debe, nada teme" y, al parecer, entre los poderosos en la cúpula de los silbantes no hay muchas conciencias tranquilas...

¿O me equivoco?

Y QUIEREN SEGUIR...

Luego de que hace unos días se coronaron los Chapulineros de Oaxaca como los primeros campeones de la Liga del Balompié Mexicano, resulta que los pocos directivos que quedaron en pie, presos de la euforia, dijeron que la competencia va a continuar a pesar de que muchos de los participantes se bajaron conforme avanzó el campeonato.

La promesa (o amenaza) se escuchó al son de "nos hablamos", lo cual le comentaron a varios de los que estuvieron presentes en el duelo entre el conjunto oaxaqueño y el Atlético Veracruz.

Todavía tuvieron el descaro de decir que todo había salido de maravilla y que este era un inicio halagador, sin importar que Carlos Salcido ya ande buscando socios, equipos y patrocinios para hacerles la competencia (y miren que decir competencia para una Liga tan incompetente ya es un halago).

Me parece que son muchas las ganas de jugar de los que todavía quedan en pie, pero las garantías están en el aire, como les he venido diciendo en esta columna, esta Liga se armó sobre las rodillas y cualquier circuito dominguero del barrio está mejor estructurado.

Bueeeno, hasta el trofeo estuvo muy feo, parecía comal para echar a tostar los chapulines o los tlacoyos, a nadie le gustó, pero bueno, como dicen por ahí, no había para más.

Pero la cosa no acaba ahí. Tengo un poquito más.

Déjenme les cuento que a tal grado llega el ardor por la salida de Salcido, que ese día en los vestidores, muchos de los participantes comentaron en voz alta que ojalá la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera) le eche una ojeada a lo que planea armar el ex seleccionado nacional porque todo parece indicar que hay capital de oscura procedencia entre sus nuevos socios.

Yo nomás diría que "el buen juez por su casa empieza". Me imagino que los poquitos que quedan en la Liga del Balompié Mexicano además de odiar a Salcido tienen en común que sus finanzas son totalmente limpias y transparentes... Ajá.

LA MISIÓN DE GABRIEL

Gabriel Torres llegó a Pumas con la esperanza de que el equipo pueda superar la crisis futbolística que está viviendo. El goleador panameño, que va a ganar un salario de acuerdo con su calidad, vino a sacar a los universitarios del presupuesto que tenían contemplado para los próximos 6 meses, pero ni modo, la lesión de Juan Ignacio Dinenno los puso a sufrir y el departamento de finanzas tuvo que aflojar para que pudiera darse la llegada del jugador.

El técnico del equipo, Andrés Lillini, ya lo metió de lleno a la preparación del partido de mañana ante Rayados, para que conozca los movimientos de sus compañeros y un poco del estilo que manejan.

Las chances de que debute de una vez son como del 1000%.

Y no es que Lillini busque goles de inmediato o que piense que Torres es de esos jugadores que se echan el equipo al hombro, lo necesita para que venga a refrescar un poco a sus compañeros, que han caído en un cansancio mental, al grado de que ya así se ven en la cancha: cansados desde el minuto 1.

Lillini no está preocupado por los jóvenes, pues con dar unos apretones de tuercas y pedirles que vuelvan a trabajar con la intensidad de hace unos meses, la situación puede mejorar.

Donde está realmente atorado es -como siempre- con los extranjeros, que han tenido una baja de juego MUUUY importante; parecen extraviados, como si el periodo que recibieron de vacaciones hubiese sido muy corto para desintoxicarse, en especial Favio Álvarez y Juan Manuel Iturbe. Con este par de sujetos ya tuvo una plática bastante larga, esperando que puedan reaccionar y muestren otra actitud para el sábado, antes de que el barco se hunda un poquito más...