FutbolFeed

@SanCaReforma

·
4 min
A
A

ALERTA ROJA

La cosa está que arde en la Bella Airosa.

En distintos puntos de Pachuca ya hay colgadas lonas con mensajes nada amistosos, pues en ellas hay airados reclamos a los jugadores de los Tuzos que han arrastrado el prestigio del club en los últimos meses.

Esos mismos aficionados que hace unas semanas recibían al equipo con bengalas, pasándose por el arco del triunfo las medidas sanitarias en época de pandemia, son los que ahora intentan meter presión a "sus" futbolistas, toda vez que el equipo es sotanero del Guardianes 2021, con dos míseros puntitos y un ridiculazo reciente ante el equipo que solía ser el hazmerreír de México hasta que los Tuzos le quitaron el honor -hablo del Atlas-.

La realidad es que si así van a estar los reclamos, yo les recomendaría a los aficionados que compren mucha, pero muuucha más tela.

Y es que la cosa va más allá de una falta de actitud o de que los jugadores "no pongan hue...", como reclaman los hinchas en sus trapos; como si corriendo como locos bastara para ganar los partidos.

Me cuentan que en el vestidor hay muchos elementos que no se sienten cómodos, y es ahí donde viene la problemática. Hay jugadores que nomás no terminan por adaptarse, como es el caso del delantero Mauro Quiroga, y otros que simple y sencillamente no han podido sacudirse la presión pese a la confianza vertida en ellos, como ocurre con Roberto de la Rosa.

La cosa se pone peor porque el que se supone que debería ser la bujía del equipo, dada su calidad, tampoco ve la suya: Víctor Guzmán. Hay quien dice que el futbolista anda deprimido, de capa caída, y sin que nadie se le acerque a ver de qué manera apoyarlo.

Así que mientras la directiva y el cuerpo técnico no se metan a fondo y resuelvan caso por caso, seguramente el episodio reciente de las mantas será solo el primero de muchos en el transcurso del torneo.

¿TUZOPIOJO? ¿CON QUÉ OJOS?

Y mientras el vestidor está hecho un desgarriate, la directiva del Pachuca trabaja ya el plan "B" con respecto al entrenador -la solución fácil-, pues no puede darse el lujo de ocupar el último lugar de la clasificación y lo sabe perfecto el nuevo presidente tuzo, Armando Martínez Patiño, hermano de "Chucho Pachuco".

Como indica el "librito de procedimientos de cuando vas a correr a tu entrenador", ya sondearon lo que hay disponible en el mercado nacional y están bien concientes de que por ahí anda suelto uno de los entrenadores más cotizados, Miguel Herrera Aguirre, pero me contaaaron mis Judas hidalguenses que antes de echarle un fonazo al "Piojo" para hacerle una propuesta formal, los tuzodirectivos primero sondearon a varios conocidos para saber cuánto les costaría ficharlo.

Cuando se enteraron del sueldo que ganaba el ex timonel de las Águilas, casi se les salen los ojos de las órbitas, pasaron saliva y respiraron profundo.

Aunque todo mundo piense que hay mucho varo en Tuzolandia, sepan ustedes que los servicios de Herrera Aguirre se salen de su presupuesto, porque además el ex técnico de la Selección Nacional llega acompañado de tooodo su cuerpo técnico; médico, auxiliares, preparador físico (y de milagro no va incluida la "Piojita").

No es un secreto que a estas alturas Miguelón se puede dar el lujo de esperar una buena oferta, porque no solo lo tienen en la mira en la Liga BBVA MX sino también en algunos clubes de Sudamérica, y me atrevo a decir, porque lo sé de buena fuente, que El "Colorado" le anda haciendo algunos guiños a un par de instituciones en Europa.

Podremos decir cualquier cantidad de cosas: que si es un entrenador muy temperamental, que se vuelve loco en la cancha, que si de pronto pierde la cabeza con algunas de sus declaraciones o acciones, pero nadie puede negar que como estratega es de los mejores, y es experto en "sacar bueyes de la barranca".

Herrera ha tenido una fructífera carrera y por ello puede esperar a que le llegue una oferta que le llene el alma igual que el bolsillo.

En Tuzolandia seguramente recordarán de aquella vez cuando firmaron a Enrique Meza como su estratega. En aquellos años el profe llevaba varios meses fuera, acaba de pasar el trago amargo del cese de la Selección Nacional y parecía que nadie iba a volver a contratarlo. De pronto se apareció mi amigo "Chucho Pachuco" y le puso sobre la mesa la oferta para tomar el timón del Pachuca. El "Ojitos" firmó casi de inmediato y créanme que le ofrecieron muchísimo menos de lo que llegó a ganar en Cruz Azul o en Toluca, pero a Meza le conmovió de verdad que lo llamaran cuando todo el mundo lo tenía borrado y por eso no dudó en firmar aquel primer convenio sin chistar.

Sin embargo, en esta ocasión no es el caso y aunque al "Piojo" lo echaron de fea forma del Ame, él no duda que podrá agarrar lo que quiera cuando él quiera.

Por ello, si en Pachuca quieren enfriar el ambiente de tensión que se vive en todo el entorno del equipo, tendrán que mover las finanzas para llevar un técnico que los salve a la voz de ya; y si quieren ahorrar, pues que sigan contratando entrenadores de medio pelo como...