FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

LAS CONFUSIONES DE ANDRÉS LILLINI

Es claro que algo está pasando entre los jugadores de Pumas porque no es normal que el rendimiento haya bajado, de manera alarmante, en cuestión de unos meses.

Por si el profe Andrés Lillini no se había dado cuenta, le comento que el futbolista suele ser una persona con un carácter muy especial, tiene el espíritu muy frágil y en cuanto las cosas no andan, comienzan a perder confianza, sobre todo los jóvenes, que es a los que se tiene que moldear para hacerles una personalidad a prueba de todo.

Claro que nada más basta con que mire sus reportes estadísticos para que vea el rendimiento de los extranjeros y se dé cuenta dónde está el meollo del asunto.

Los refuerzos, que son los de experiencia, están obligados a respaldar a los jóvenes, están ahí para contagiarlos enseñarlos y no cargarles el peso de las derrotas.

Así funcionó el torneo pasado, cuando todos sacaron la casta y se engallaron. Y si hay algo que extrañar de Carlos González no solo es el trabajo que hacia en la cancha, también en el vestidor como un hombre que no gritaba ni hacia reproches, siempre solidario con todos, sin quejarse en el terreno de juego y apoyando al compañero en cuanto veía que había cometido un error.

Esa debería ser la tónica de hombres como Favio Álvarez o Nicolás Freire, nomás basta ver los ojos que echa el central, y los gritos que le mete a los demás, sin darse cuenta que la autocrítica debe venir de ellos. Ya no les digo de Juan Manuel Iturbe porque es caso perdido.

Juan Dinenno acaba de regresar y con él todavía no llega la hora de los reproches, pero entre los chavos está claro que el argentino falla igual que Bryan Mendoza o Emanuel Montejano, así que por lo que gana ya va siendo hora que marque diferencia. Y luego, Facundo Waller, nadie sabe por qué se empeñan en ponerlo de titular, cuando no está dando el ancho como volante ofensivo.

Si alguien va a regañar a los canteranos o a leerles la cartilla, que sea Lillini, con números en mano y videos para enseñarles dónde se están equivocando, pero si sus auxiliares regañan por regañar y creen que por levantar la voz se van a hacer respetar, están equivocados. Los jóvenes de ahora son respondones, ya no se quedan callados, quieren argumentos contundentes, la época en que los entrenadores eran como Ricardo Ferretti, al que no podían contradecir, se acabaron, al menos en Pumas.

Este torneo nadie va a mover a Lillini de su puesto, pero si las cosas no cambian, tendrán que ir buscando un plan "B" y ver candidatos porque dejar el equipo en manos de los que han venido fungiendo como los segundos de a bordo es darse un balazo en el pie, de mí se acuerdan.

LOS PECADOS DE LILLINI

Y no crean que el técnico argentino hace todo bien, el domingo, Víctor Manuel Vucetich le dio una cátedra, le demostró que sabía mejor que él en dónde estaban las fallas de los Pumas.

Andrés Lillini se ha empecinado en mantener el estilo de juego del torneo anterior, cuando los auriazules cedían el balón y jugaban atrás del mismo, pero ejercían una fuerte presión alta, lo que hacía que la prioridad fuera aprovechar el error del rival y recuperar el balón.

Hoy, los universitarios siguen ubicándose atrás del balón, pero como los actuales delanteros no ejercen buena presión, el resto del equipo juega a defenderse, por eso los rivales los usan de tiro al blanco.

Lillini debe olvidarse de andar justificando a su directiva y a sus futbolistas y enfocar sus energías en leer mejor a los adversarios y reconocer las fallas y virtudes de su plantilla porque de seguir así, el sótano será el habitual lugar del subcampeón en el Guardianes 2021.

MOVIMIENTOS EN LA NORIA

Mientras Cruz Azul marcha en la cima del Guardianes 2021, en La Noria siguen los cambios.

Les cuento que desde este lunes ya andan en las oficinas celestes Héctor Lara y Gabriel Saucedo, quienes llegan al club como parte del equipo de trabajo que está conformando Álvaro Dávila en la directiva cementera.

Lara llega tras menos de medio año en FC Juárez, a donde era director deportivo; acá lo hará con el cargo de jefe de operaciones... por ahora.

Aún no es momento de darle las gracias al director deportivo, Jaime Ordiales, me contaba mi Judas de La Noria.

"Mira mi Sanca, ahorita todos vamos a ir de la mano, así como que los que ya estaban aquí ayudarán en la adaptación de los nuevos, pero el plan es que Lara tome el puesto de Ordiales, porque eso de jefe de operaciones pues se lo inventaron", me contó mi Judas Celeste.

Saucedo entra en el área financiera del club para tratar de checar números, todo con la bendición de los nuevos dirigentes de la Cooperativa La Cruz Azul, que lo que más desean es soltar la dirección del equipo porque, como les he contado, ni le saben, ni tienen tiempo con tantos líos legales en la Cooperativa.

Veremos si La Máquina anuncia estos movimientos, pero queda claro que apenas están poniendo orden en casa y a ver si pueden con el reto, porque no es lo mismo Monarcas o Mazatlán, con todo respeto; que Cruz Azul que siempre está en el ojo del huracán.