FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

'REY' AL PATÍBULO

El hambre de sangre de los millones de expertos que hay en la tele, que ya quieren ver rodar la cabeza de Víctor Manuel Vucetich podría saciarse pronto.

Pese a que Amaury Vergara y Ricardo Peláez han navegado con la bandera de apostar como debe de ser por proyectos a mediano y largo plazo, la humillación que sufrió el Guadalajara a manos del América le puso los pelos de punta a quienes dirigen los destinos del Rebaño.

Al menos aguantaron a enfriarse la noche anterior, pero a partir de hoy se van a sentar a analizar si El "Rey Midas" debe seguir en el timón de un Rebaño que hoy no está ni en zona de Repesca. La neta es que están bien enojados y parece que no se les va a bajar pronto, lo que puede influir cuando chequen que hay pocas razones para mantener a Vuce en el timón del equipo, que languidece siendo el hazmerreír de todo mundo.

A ver qué pasa.

EL DESCARO DE MARQUITO

Marco Fabián es el ejemplo de un jugador sin criterio que camina por la vida con una desfachatez que asusta.

Desde que regresó a México, parece que a la directiva de Juárez se le olvidó leerle la cartilla, y si el torneo pasado no hubo sanciones fue porque Enrique Bonilla Barrutia estaba al frente de la Liga BBVA y había sido muy blando en el tema de los jalones de orejas para los futbolistas.

En el 2020, varios jugadores se pasaron el protocolo sanitario por el arco del triunfo y como además les encanta exhibirse ante sus cuates y seguidores, suben sus historias a las redes sociales, quedando expuestos.

Marco jugó a la ruleta rusa en varias ocasiones, antes de llegar a México, en julio del año pasado, para ser exactos, festejo su cumpleaños número 31 por todo lo alto, en la isla griega de Mykonos. Se le vio rodeado de varias mujeres, amigos y demás agregados culturales. Hagan de cuenta que para él no había pandemia, creo que ni siquiera estaba enterado de la existencia del Coronavirus y la forma en que estaba devastando al mundo (o quizá no le daba su masa encefálica para comprenderlo)...

Como quiera, la libró en aquella ocasión, y pues cada quien celebra como le viene en gana, es decisión de cada uno cuidarse o no.

Cuando llegó a Juárez, apenas pasaron algunas jornadas y en septiembre se dio una escapada a la playa con varios amigos y amigas, donde tampoco hubo sana distancia ni cubrebocas... ¿para qué? total, estaban "en confianza".

Incluso di cuenta de sus andanzas por acá, pero como al señor Bonilla Barrutia le temblaba la mano, pues no pasó nada.

En octubre dio positivo a Covid-19 y hasta tuvo la valentía de hacerlo público. Jugó su último partido ante Mazatlán en la Fecha 14 y reapareció hasta la 17.

Seguramente pensó que los anticuerpos le iban a durar toda la vida o que no puede presentarse un segundo contagio.

En febrero volvió a las andadas, también a través de su Sanca de Oro dimos cuenta de otra de las escapadas de Marco, quien después del juego contra Chivas, se apareció por un antro llamado Luccas Bar, que además fue clausurado la madrugada del 31 de enero por violar los horarios.

Dicen que el que estaba en este lugar era igualito al jugador de Juárez FC, pero como en esa ocasión fueron más discretos con la cámara y las redes sociales, pues la cosa no pasó a mayores, y por su puesto la directiva del club fronterizo no se dio a la tarea de investigar, simplemente cerró ojos y oídos.

A ver si ahora que sí lo exhibieron el club que le paga lo pone en orden.

AUTORIDAD MORAL

Qué chistositos fueron mis compas de las redes del Mazatlán FC, que se aventaron la puntada de ofrecer asesorías de cómo seguir el Protocolo para el Regreso a los Estadios a los clubes de la Liga MX que en las últimas semanas recibieron por primera vez afición en su casa.

Y es que, aunque el cuadro del Puerto fue de los primeros en tener público en su inmueble, y de hecho es el club que más veces ha abierto las puertas de su estadio, eso no significa que haya cumplido al pie de la letra el plan que elaboró la Liga BBVA MX en conjunto con las Autoridades Federales.

Es más, mejor deberían de echarle un ojo e imitar el buen control de la gente en otros estadios, pues vaya que en el Kraken esa situación ha quedado muuucho a deber.

Y es que me cueeentan que en la frontera, los Bravos se sacaron una palomita en ese sentido, pues aplacaron a algunos compadres que querían pasarse de vivos. Ya les había comentado cuááánto le urgía a la directiva del FC Juárez tener público en el Olímpico Benito Juárez, por lo que fueron muy exigentes con el protocolo y en todo momento cuidaron a la gente que se dio cita en los encuentros frente a Rayados y Pumas.

De hecho, en el compromiso ante los auriazules, hubo momentos en los que algunos barristas quisieron comenzar con sus mentados cánticos, como si en estos momentos se pudiera gritar como si nada, pero la gente de seguridad del estadio estuvo al pendiente para calmar las aguas y con ello evitar que ese tipo de apoyo fuera replicado por otros en el inmueble.

A pesar de que la gente de Juárez es brava -nomás acuérdense que hasta Bruno Marioni, cuando fue DT de Pumas, se agarró a catorrazos con un aficionado-, en sus primeros duelos de pandemia se ha portado bien, y cuando no, ha sido controlada a tiempo.

Así que, mis mazatlecos queridos, antes de andar queriendo dar asesorías, mejor céntrense en lo que ocurre en su casa, porque hasta en el duelo del Mazatlán ante Necaxa de la Femenil, que fue el primero del certamen en recibir gente, hubo presencia de grupos de animación que estuvieron grite y grite, algo que está prohibidísimo en estos momentos.

Ahí les encargo.