FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

COSAS QUE NO CUADRAN

Que alguien me explique por favaaaaaar, con peras y manzanas, lo que está ocurriendo al interior de las Selecciones Nacionales.

Hace unos días cuando Jaime Lozano, director técnico del Tri Preolímpico, anunció la lista de jugadores con los que iba a enfrentar el torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (en 2021), llamó poderosamente la atención que no estuvieran ni Diego Lainez ni Edson Álvarez.

Cuando se le preguntó al estratega al respecto, dijo que no estaban incluidos porque los clubes que les pagan sus quincenitas en euros no habían querido prestarlos.

Pero ayer me topo con la novedad que el Betis y el Ajax siempre sí los cedieron, pero para participar con el Tri mayor, que dirige Gerardo Martino.

Está bien que la competencia que van a encarar de la mano del Jimmy Lozano se disputará del 18 al 30 de marzo, y que aparentemente eran muchos días, a diferencia de los amistosos que tendrá la escuadra de Martino, donde solo se les va a requerir del 27 al 30, siiin embargo, pienso que la Dirección de Selecciones debió negociar para que en el Preolímpico estuvieran los de mayor experiencia, sobre todo porque dan la edad.

Desde hace varios meses vengo escuchando este discurso donde dicen que el "Tata" Martino apoya al equipo Preolímpico, que primero son ellos y que incluso Lozano eligió primero, pero una vez que lo trasladas a la realidad, te das cuenta que no es así.

Incluso Jimmy dijo que no consideró a Efraín Álvarez, quien milita con el Galaxy de la MLS, porque tenía cubierta su posición con otros elementos de gran calidad, y resulta que, para el técnico de la Selección Nacional, el joven que juega con el Chichadios sí entró en sus planes. ¡Ya no entendí nada!

A final de cuentas, la competencia selectiva para los Juegos Olímpicos la van a enfrentar con puros jugadores de la Liga BBVA MX, y no los quiero menospreciar ni mucho menos, porque también hay elementos de mucha valía, pero también queda claro que quien lleva mano es Martino, es más, no se hagan bolas, deberían aceptar que la prioridad siempre será el Tri mayor y punto.

Yo nomás digo que después no se vale llorar y decir que no me apoyaron, que los clubes me negaron jugadores, que el Tri mayor se lleva a los mejores y bla, bla, bla, porque a final de cuentas si lo que se busca es ganar una medalla, desde este momento se debió ver el interés de armar al mejor representativo que México pudiera tener.

PRETEXTOS, PRETEXTOS...

Y en este asunto del Tri mayor vs. el Tri de Lozano a lo mejor me van a salir con el argumento de que el Preolímpico iniciaba antes de la Fecha FIFA, que los amistosos de la mayor se va a jugar en Europa y que es mejor para los que militan en el Viejo Continente, pero a poco la Dirección de Selecciones no pudo hacer todas las gestiones para apoyar a Jimmy Lozano a fin de que pudiera contar con elementos de mayor experiencia, porque las fechas del Preolímpico se sabían desde hace varios meses.

Y del caso de Efra Álvarez, es increíble que no se haya podido sensibilizar al Galaxy para que cediera a su jugador. Digan lo que digan, esta película la veo a cada rato y cuando vienen las quejas y los reclamos por la falta de resultados, todo el mundo se lava las manos.

Ojalá y no sea el caso este año...

EL RETORNO DEL GRITO

De a poco regresa el público en los estadios del futbol mexicano, y con este el color, el sabor, la alegría de este hermoso deporte, pero también el patético grito del "eeehhh... puuuto".

Así como la presencia de la gente es un aliciente para los futbolistas y para el bolsillo de los directivos, también tiene su lado negativo. No sé si lo notaron, pero el domingo en el Clásico Nacional durante los despejes de Guillermo Ochoa se escuchó a todo pulmón esa expresión que tantos problemas le ha causado a la FMF y a la Liga MX, y que hasta ha ameritado la intervención de la FIFA, -que más de una vez amenazó con castigos ejemplares pues a su consideración el gritito tiene un significado homofóbico-.

¡Y eso que eran poquitos en el Estadio Akron (ya que el inmueble estuvo a menos de un cuarto de su capacidad) y que no todos eran americanistas!

Pues bien, después de que se escucharon los dos primeros gritos, a alguien se le prendió el foco y fue por eso que el sonido local ponía un cántico relativo a las Chivas cada que Paco Memo se disponía a despejar.

Para fortuna de los organizadores del partido, el Guadalajara nos salió tan chafón el domingo que llegó a cuentagotas al área del Ame, por eso Pacomemo tuvo contadas intervenciones en saque de meta.

Lo más divertido es que después del baile que le metieron las Águilas a las Chivas, la gente se encabritó y volteó el grito para dedicárselo a su portero, Raúl Gudiño.

Para beneplácito de las autoridades de la Liga MX, el partido estaba ya tan definido que el árbitro Marco Antonio Ortiz tuvo la suficiente piedad con el Rebaño, y sentido común, para dar el pitazo final al 90', sin añadir más minutos, con lo que de paso evitó que se repitiera nuevamente el "eeehhh...", aunque la expresión promete seguir dándoles dolores de cabeza, ya lo verán.