FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

CRUZ AZUL APOYÓ

Ya les contaba aquí del esfuerzo que tuvo que hacer Concacaf para evitar que se viviera un ridículo internacional con Cruz Azul ganando en la mesa luego que el Arcahaie FC no tuvo para hacer el viaje a México, pero fíjense que también los Celestes pusieron su granito de arena.

Me contó mi Judas Cementero que fue precisamente La Máquina el que ayudó a organizar toda la logística para que el club haitiano llegara el lunes y encarara al equipo mexicano el martes en el Estadio Azteca.

La Máquina colaboró con la Concacaf para que el organismo rector del balompié pudiera contratar el chárter y rentar el autobús que movió al Arcahaie.

Pero no quedó ahí, Cruz Azul consiguió buenos precios para el hospedaje del club haitiano y hasta le mandó su dotación de barras de granola, cereales, galletas y demás para apoyar al Arcahaie con su alimentación extra antes, durante y después del partido.

Ese tipo de acciones son loables, por más que sean rivales, Cruz Azul demostró calidad humana para apoyar a un club con serios problemas económicos.

OJO, AZUL Y AME

Los que tal vez la piensen dos veces en volver a abrir su estadio en esta época de pandemia, son los Tigres del Cemex.

Y no, no por el zafarrancho que se pueda volver a dar con aficionados, en relación con Ricardo Ferretti de Oliveira, sino por los costos y las pérdidas que esto genera.

Les cuento que, sin tener la cifra exacta, porque pa' qué les miento diciéndoles que la tengo, sí les puedo informar que los angelitos felinos le perdieron arriba del melón de pesos el sábado pasado ante el Ameee.

Pa'mpezar, no vendieron boletos. Fue para abonados que les debían. Entonces, no ingresó lana de boletaje.

Podrán decir: "Bueeeno, pero pues la venta adentro", pos nooones, dijeeron los pares. Les cuento que la gente que fue, los apenas 5 mil y tantos, consumieron poco o nada de lo que ahí se vendía.

Creo que vendió más cartones de cerveza el depo "Don Cresencio" que está en una esquina en La Buenos Aires, que todas las fuentes del Estadio Universitario.

¿Y la comida?, pues tampoco, ya que lo único que se vendía eran pizzas, ya que alimentos preparados ahí, como estamos acostumbrados, no estaban disponibles.

Además, abrieron muchas puertas de acceso, lo que provocó que hubiera muchos porteros pagados. También había gente de Salud con pistolas, gel, termómetros, y agréguenle a los del estacionamiento, que estaba vacío, pero con gente operando.

¿Que el siguiente es el Clásico y tal vez sí abran porque habrá más gente?, Sí, ok, puede ser. ¿Que sólo así le irán bajando a la deuda?, también.

Pero mi información principal es que le perdieron una lana, que lejos de beneficiarles la apertura, tuvieron que desembolsar lana en tiempos que no se está para eso.

PD: Te lo digo a ti, América, para que lo escuches tú, Cruz Azul.

SE OYE TODO

Después de que allá en San Nicolás ante el Ameee sólo fueron 5 mil, de los 8 mil que podían entrar, y después de cómo anda el equipo y cómo reacciona la afición, no sé si era el mejor momento para abrir las puertas del Estadio Universitario... ¡aunque el siguiente partido será el Clásico vs. Rayados!

Y si antes de ser bailados por el América, algunos jugadores pensaban que no era el mejor momento para reencontrarse con sus seguidores, ahora menos.

Además, ya se dieron cuenta que con el aforo restringido al 20 por ciento, se oye todo, de la cancha a la tribuna, y viceversa.

Con estadio lleno, a menos que todos griten lo mismo, da igual si alguien grita de la tribuna, se pierde, sólo los compadres de a lado lo escuchan.

Antes, con todo el bullicio, era imposible saber qué tanto se dicen André-pierre Christian Gignac y Javier Ignacio Aquino Carmona, y ahora, con la nueva normalidad, es todo lo contrario.

Las paredes oyen en el Uni, literal.

"No mames, André, no mames, veeen", le gritó Aquino a Gignac cuando se empalmaban por la banda izquierda.

"Por una me amonestas, por una... nooo", exclamó enfurecido Ricardo Ferretti de Oliveira al árbitro Cesar Ramos Palazuelos.

Carlos González ya escuchó la desesperación de la afición: "¡Charli, agarra una cabrón, sólo una, pero agarra la pelota!".

Esos gritos se los llevó el viento, pero el que no, y resonó en serio, fue el "'Tuca', mete al 'Diente', mete a Leo!", "¡'Tuca', ya mételos, ándale!" y "¡Ahí tienes a Leo, pa' eso te lo trajeron".

PD: Créanme que lo pensarán dos veces el volverlo a abrir, al menos por el momento.

SIGUE SU SUEÑO

Ahora que el señorito Érick Gabriel Gutiérrez Galaviz regresó a la Bella Airosa, no faltó a quien se le aceleraran los latidos al verlo en las gradas del Estadio Hidalgo durante la derrota de los Tuzos contra el Puebla.

A aquellos que se entusiasman con un regreso del futbolista al Pachuca, permítanme romperles el corazón.

La realidad es que Guti insiste en triunfar en Europa, pese a que en el PSV Eindhoven le ha ido peor que a Carlos Joel Salcedo Hernández en los últimos días en las redes sociales.

Para empezar, el futbolista no renunciaría tan fácilmente a un sueldo anual que, según me cuentan, ronda el millón y medio de euros.

Después, los Tuzos tampoco renunciarían a su tajada en caso de una futura transacción.

El Pachuca se llevaría el 20 por ciento de concretarse la venta del futbolista a otro club, antes de que expire el contrato con el PSV, en 2023.

Guti es uno de los hijos pródigos del club hidalguense y por eso le abrieron las puertas de par en par para que se rehabilite de una lesión muscular que lo ha dejado fuera el resto de la temporada con el cuadro de la Eredivisie.

Pero el amor tampoco es tanto como para privarse de una muy buena lanita (más en estos momentos de crisis económica). Cuando los negocios entran por la puerta, el amor sale por la ventana, ¿o cómo era?