FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

LOS ENFERMOS

Muuucho deberán de pensar las autoridades y las directivas de los clubes de la Ciudad de México, sobre la opción de abrir los estadios con semáforo en amarillo (si es que pronto llegamos a él), pues las aficiones han dado un pééésimo ejemplo durante los últimos meses de la pandemia.

A las irresponsables reuniones que protagonizaron los aficionados de Pumas previo a la Semifinal y Final del torneo pasado, justo cuando apenas mejoraba la situación en la Capital allá por noviembre, les han seguido varias como las del sábado, en las que seguidores de Cruz Azul y América se pararon afuera de los respectivos hoteles de concentración, muchos sin respetar los protocolos sanitarios, para gritarle a sus ídolos.

Y es que después de lo que han mostrado en sus reuniones, ¿quién nos asegura que sí respetarán los protocolos sanitarios cuando les abran el Azteca o el Olímpico Universitario?

Bueno, lo peor es que me contó uno de tantos Judas que tengo que en el hotel del Ameee vieron a unos barristas ávidos de violencia, pues algunos ya querían ir a guamearse a cuanto Celeste les pusieran enfrente.

Resulta que un pequeño grupo del "Ritual del Kaoz" andaba convenciendo al resto de ir a buscar a los de "La Sangre", ya sea al hotel de concentración o al Estadio Azteca, luego de enterarse que el apoyo Cementero fue mayor que el de ellos.

Todavía ni salían los futbolistas rumbo al Coloso de Santa Úrsula y una bola, que ya andaba muy alterada por el alcohol que se consumió en la vía pública y seguramente por otras sustancias (drogas, pues), ya quería ir a repartir golpes previo al Clásico Joven.

Afortunadamente, varios les dieron el avión a los rijosos y, aunque se lanzaron al inmueble mundialista, no hubo de qué lamentarse, pues la cosa en el Azteca estuvo relax.

Así que ya saben, mejor piensen dos veces antes de abrir los estadios, porque dudo mucho que logren meter en cintura a esta bola de personajes, que estuvieron a nada de armar una campal.

NI LAS MANOS METIÓ

La decisión de la directiva de Santos fue clara y fulminante al cesar al preparador físico, Rubens Valenzuela.

El 14 de abril le dieron las gracias por haber transgredido el código de conducta. Me cuenta mi Judas Lagunero que el veterano encargado del tema físico del equipo no se aguantó y le hizo varios reclamos al cuerpo médico.

Primero fue un ligero intercambio que se dio en pleno entrenamiento, pero luego la situación pasó a mayores, ya que de acuerdo a oootro Judas Verdiblanco, el profesor Valenzuela ya tenía algunas semanas externando en voz alta sus reclamos por la colección de lesionados que tiene el equipo.

Y no se trata de que los médicos hayan generado los problemas que aquejan a Fernando Gorriarán, Diego Valdez o Brian Lozano, quien se fracturó tibia y peroné en junio del año pasado, y todavía no queda.

Valenzuela forma parte del circulo cercano al técnico Guillermo Almada, llegó con él para el Clausura 2019, pero ahora no hubo poder humano que moviera a Dante Elizalde, presidente del plantel, porque, además, me cuentan que la decisión se tomó de la mano de la presidencia de Grupo Orlegi, es decir que la cúpula encabezada por el señor Alejandro Carlos Irarragorri Gutiérrez estuvo al tanto y palomeó el despido.

Me confesaron mis Judas que Almada anda de capa caída porque estimaba mucho a Rubens y en algunas cosas le daba la razón, porque neta, lo ocurrido al "Huevo" Lozano está complejo, que no vengan a decir que tenían en mente hacerle una segunda operación, porque esa ni yo me la creo.

El profe estaba tan enchilado que en su cuenta de Twitter, casi casi les dijo los que pierden más son ustedes, no yo...

"Me voy orgulloso y satisfecho por mi trabajo realizado. No armo las maletas porque nunca las desarmo. Muchas veces tiene que pensar que no perdiste, sino que a ti te perdieron", posteó.

PD: Ouch!

¿TRAERÁ TORTA?

Felicidades al delantero de los Pumas, al señor Juan Ignacio Dinenno, quien ayer vio llegar a este mundo a su segundo hijo, al que llamó Viggo.

El "Comandante" es el hombre más feliz en el campamento universitario, donde el resto de sus compañeros ya se hicieron presentes para desearle lo mejor a este bebé, que viene a completar la familia, ya que como recordarán, Loren, el primogénito de Dinenno, es un fiel seguidor de los Pumas, y ya lo vimos a través de las redes sociales el torneo pasado.

Me dice un Judas que Dinenno se ha portado como un profesional, entrenando al 100 por ciento, sin que nadie pudiera distraerlo de su trabajo aunque sabía que su esposa, Sofi Bruno, estaba a unos días de parir.

En el momento del nacimiento de Viggo estuvo al lado de su mujer, viendo a su pequeño, y aunque sabe que puede contar con un par de días para apoyarla, Dinenno no quiere perderse ni un entrenamiento porque Pumas se está jugando la vida en estas dos fechas, y el viernes van a visitar al Puebla.

En el campamento auriazul esperan que el nuevo bebé traiga torta bajo el brazo para que su papá se despaché con algunos goles.

Y es que Dinenno no anota desde la Fecha 13, por lo que ahora después de ver que su hijo llegó sano y su esposa se encuentra muy bien de salud, seguro estará más tranquilo y con la motivación de dedicarle su primer gol a Viggo.

Sólo me resta decirle al "Comandante" que por acá esperamos los puros.