FutbolFeed

@SanCaReforma

·
3 min
A
A

PEZZOLANO MI ÍDOLO (PARTE 1)

No sé qué puso más felices a los directivos del Pachuca: si la resurrección deportiva del equipo o que se ahorraron un varote de cierta liquidación.

A mitad del torneo, su SanCa de Oro les contó que si bien la directiva no contemplaba poner a Paulo Pezzolano de patitas en la calle, tampoco era imposible que lo corrieran por los pésimos resultados.

En ese entonces, los Tuzos arrastraban el prestigio. Con decirles que eran sotaneros, lo cual ya es mucho decir en una Liga en la navegan clubes tan malos como el Atlético de San Luis y Necaxa.

No echar a Pezzolano tenía que ver con la fe que había puesta en él, pero también con la lana que le iba a costar a los Tuzos correrlo... Y es que me cuentan que con él, Pachuca rompió la costumbre de contratar a sus técnicos solamente por un año. Pachuca confiaba tanto en Pezzolano que lo fichó hasta diciembre de 2022. Así que, si no daba resultados, le habrían tenido que pagar lanotota de liquidación.

No sé cómo le hizo el uruguayo, pero no solo resucitó al equipo al ganar 20 de los últimos 27 puntos disputados, con lo que no solo salvó su chamba, sino que garantizó un buen ingreso por taquilla al terminar octavo de la Tabla, con la ventaja de recibir en la Repesca y la bendición de que el rival sea el Guadalajara, imán de taquilla; eso es tener ángel.

(Por cierto, ya volaron los boletos para el juego del domingo en el Estadio Hidalgo, ya ni le busquen).

PEZZOLANO MI ÍDOLO (PARTE 2)

Y ya que andamos estacionados en los rumbos de la Bella Airosa, déjenme reconocer que Paulo Pezzolano no solo nos salió buen técnico, sino que es también un gran negociador.

Les explico.

Cuentan que el uruguayo fue clave en una de las negociaciones más espinosas del Pachuca en los últimos tiempos: la reducción de sueldos de los jugadores. Como recordarán, la pandemia puso de cabeza a todo el futbol mexicano. Muchos clubes vieron sus finanzas seriamente amenazadas y los Tuzos no fueron la excepción.

Pezzolano nunca abandonó a los jugadores durante el periodo sin futbol, no solo por los entrenamientos a distancia, sino porque es un técnico muy cercano al futbolista, pendiente de sus necesidades, capaz de marcarles por teléfono para platicar de cuestiones que ni siquiera tuvieran que ver con el fut.

Por eso, cuando llegó la hora de hablar del serio tema de la reducción de sueldos, los jugadores hablaron con él, comprendieron lo delicado de la situación y por ello aceptaron la medida.

Después de eso, Pezzolano se ganó a pulso su renovación hasta diciembre de 2022 y entonces cobra más sentido lo que les conté arriba ¿a poco no?.

ESPERA UN POCO...

Ya está todo listo para que el Estadio Azteca abra sus puertas en la Liguilla, pero todo dependerá de que hoy por fin le pongan luz amarilla al semáforo epidemiológico de nuestra querida Capirucha.

Me contó mi Judas del Azteca que ya está armadita toda la logística para operar el inmueble, hasta los geles antibacteriales en la bodeguita y sólo esperan que el Gobierno avise de cuánto será el aforo permitido.

"Hasta se lanzaron a otros estadios de la República para tomar nota de cómo ha sido el retorno de la afición", contó mi Judas del Coloso. "Se fueron al Clásico Tapatío a tomar nota, también anduvieron en Monterrey durante el Clásico Regio".

Obviamente me dice que no será la gran ganancia, por más que le suban los precios a los boletos, pero buenas entradas, que seguro habrá, dejarán tablas la operación.

"Mira mi Sanca, esto va más por tener a la gente en casa, porque haya movimiento ya por fin en la Capital, y tanto Cruz Azul como América quieren tener el apoyo durante la Liguilla", agregó mi Judas.

Parece que la hora de escuchar el grito de gol en el Azteca está a la vuelta del semáforo...