FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

EL CALVARIO DE NICO

Se les dijo en CANCHA y en San Cadilla desde el pasado 30 de junio: Nicolás Castillo sabía los riesgos que corría su salud si volvía a jugar.

Todo el entusiasmo y coraje que el chileno ha puesto para regresar se topó, de pronto, con la cruda realidad de que no entra en planes del América. Todavía el domingo pasado lo vimos en el Estadio Azteca apoyando a sus compañeros desde la tribuna y, después, consolándolos en la cancha tras la eliminación. Incluso se fue con el equipo a Pachuca, sin importar el que no estuviera registrado.

El Ame ha sido, desde el principio, súper cauto con el tema de Nico. No ha generado falsas expectativas. Las declaraciones han sido con pincitas aunque hace poco su presidente Santiago Baños dijo que Castillo tendría su chance de luchar por el puesto en la pretemporada, lo cual no va a ocurrir.

En el América, nada tontos, aplicaron la máxima de "más vale aquí corrió, que aquí murió".

Como reportó John Sutcliffe, ya le avisaron al chileno que no entra en planes.

No me quiero imaginar los riesgos legales que tendría el club en caso de que le ocurriera algo a Nico, en cuestión de salud. Ya ven la que se armó con el tema de Carlos Sánchez y su infarto cerebral.

Tampoco me imagino quién será el valiente que se anime a ficharlo, aunque sea a préstamo, pues le queda un año y medio de contrato con el Ame.

Y es que no es cualquier cosita lo que le pasó a Castillo. El 29 de enero de 2020 fue operado 2 veces en un mismo día, la segunda de ellas por una trombosis arterial en la pierna derecha. Dos semanas después regresó al hospital de urgencia porque se estaba desangrando, y otra vez le metieron cuchillo. En diciembre pasado, de plano se fue a ver a unos especialistas en Atlanta para que le colocaran un injerto que se adaptara a su cuerpo y le permitiera regresar a las canchas sin que eso fuera un asunto de vida o muerte.

Y entre que son peras o son manzanas, se viene una larga novela. Por lo pronto, Castillo desapareció del Nido de Coapa y también de las redes sociales, de plano borró toda huella de su existencia, incluidas aquellas fotos en las que posaba con la guapa Totaro.

PRECISIÓN CHELERA

Uno de mis judas aficionados tuvo a bien darme un zape ayer después de que leyó mi columna sobre la venta de chelas en el Estadio Azteca, el fin de semana.

"No manches, SanCa, no te equivocaste en decir que hubo venta de chelucas en las tribunas del Azteca, pero creo que no te contaron que eran ¡sin alcohol! de esas que saben como saludo con beso incluido de mi suegra", me dijo mi compa, que para eso de catar cervezas es un as. "Ojalá hubieran vendido chelas clásicas, pero nada de nada de esas, pura sin alcohol y chescos".

Luego luego le eché un grito a otro de mis judas que me confirmó que toda la cerveza que entró al Coloso de Santa Úrsula, tanto para el juego de Cruz Azul el sabadaba como para el del Ame del domingo, era de este tipo, el cual está validado completamente por las autoridades de la Ciudad de México.

"Aquí solo pasaron refrescos y cervezas sin alcohol, SanCa. Fue tanta la espera para volver a tener gente en la tribuna que la verdad es que hubo mucho cuidado en respetar los acuerdos con la ley".

Eso sí, este juditas me pidió pasarle la petición a la Alcaldía de Coyoacán de ponerse las pilas, pues lo que pasó en el estacionamiento, que sí volvió a ser una cantina, es responsabilidad de ella...

OH, NO, ES SANTANDER...

En Cruz Azul se jalaron los pelos del susto cuando se enteraron que Luis Enrique Santander sería le árbitro para la ida de Semis hoy ante el Pachuca.

"¿Pues qué te digo, mi SanCa? Salió peor haber hablado... con Santander hay que estar al tiro", me escribió mi Judas celeste, quien me dijo que en La Noria creen que les cobraron haberse quejado de la chamba de Marco Ortiz en la ida de Cuartos ante Toluca, donde le regalaron un penal a los Diablos... "Hasta Marco Ortiz va al otro juego, como si no hubiera pasado nada", me comentó al borde del llanto.

Y no crean que se pusieron nerviositos con Santander nomás porque se acordaron de aquella polémica Final por la que todos los fans de Tigres siguen llorando (y los de Chivas festejando), sino porque a los celestes les tocó padecer a este árbitro en carne propia.

No nos vayamos lejos, nomás a la Fecha 16 de este mismo torneo, cuando Santander se la aplicó a Cruz Azul en el duelo con San Luis al no marcar 2 penales clarisisísimos en los que, afortunadamente para La Máquina, el VAR acabó haciéndole el paro al árbitro central corrigiendo sus calabaceadas.

Ya en plena Liguilla, en Cruz Azul tienen la misma imagen que tenemos todos, con excepción de los jilgueros, de que el VAR ha estado pal perro haciéndose el occiso y pues obviamente temen que esta vez no salga a corregir a Santander en el muuuy posible caso de que la riegue.

Lo vaciado del caso es que en Pachuca tienen una idea muy parecida...