FutbolFeed

@SanCaReforma

·
4 min
A
A

INFIERNO EN PUMAS

Ahora que mi estimado Polo Silva, máxima autoridad del Club Universidad Nacional, anda con la guillotina bien afilada, me gustaría decirle que urge una nueva limpia en las fuerzas básicas, pero no me refiero a los técnicos, sino de los visores, que -diiicen- andan desatados pidiendo dinero sin el menor recato para que los chicos que sueñan con ser futbolistas tengan una chance en Pumas.

Apenas ayer me tocó escuchar a un furibundo padre de familia gritarle a un hombre que responde al nombre de Pedro y se apellida Solís, al que le dijo: "me puede que me hayas sacado dinero, pero lo que más me duele es que hayas jugado con los sentimientos de mi hijo".

¡Ufff!

Hace unos años los auriazules sacaron la barredora porque ya era muy descarado el tema de la "untada de mano" para que los chicos de la cantera tuvieran un lugar y por eso varios personajes fueron despedidos, pero al parecer ya alguien ocupó su lugar.

Síganle.

GÉNESIS FUNESTA

El año pasado, después de los primeros meses de pandemia, se estaban preparando un par de equipos de categorías de 15 y 16 años, que incluso estuvieron entrenando en el Deportivo José María Morelos Pavón; este año le metieron con más ganas, detectando chavos con mucho talento.

Muchos jóvenes abandonaron sus estudios porque estaban muy ilusionados con la idea de cristalizar su sueño. Pero cuando se alistaban a presentar a los prospectos para que pudieran ingresar a Cantera, cuentan que llegó Solís y presentó otro pequeño grupo de chavitos, sacados de sepa dónde, que serían probados y recibirían el visto bueno más rápido de lo que canta un gallo.

A nadie le dieron explicaciones, pero en una conversación alterna se escuchó a Solís bastante alterado asegurar que eran órdenes, que ya se había hecho el trato y que no podía dar marcha atrás. Así que yo gustoso le aviso a la gente de Cantera que los elementos que llegaron hace unas semanas para el Apertura 2021, no son ni los mejores ni los que estaban entrenando... ya ustedes sabrán proceder.

Es más, uno de mis Judas Unamitas me dijo que el señor Solís también se ha dedicado a impulsar la carrera de su hijo, a costa de sacrificar el talento de otros.

Pero la cosa no termina aquí...

MÁS 'DAMNIFICADOS'

Hace unos días andaba de chismoso en un juego de práctica de Tercera División, y me encontré a varios chavos que habían cepillado de Pumas a finales de 2019, pues aparentemente ninguno le había llenado el ojo a los visores que los tuvieron entrenando durante algunos meses.

Uno de ellos, que me dijo que no quería dar su nombre por aquello de que luego los "boletinan", me contó que la cuota que les pedían para darles entrada a la Cantera de Pumas está en 100 mil pesos...

¿100 mil pesos, y cómo por qué tanto?

"Pues mira, la justificación fue que tienen que 'repartir' el moche en varios niveles, por eso los 100 mil".

Me resulta tristísimo pensar que esta práctica siga justo este año, cuando Pumas ha pasado momentos dramáticos para completar la nómina de jugadores, cuerpo técnico y empleados, mientras otros se llenan las bolsas de dinero a costillas de Pumas, porque eso sí, de todo este embarradero de lana que hay en la antesala de fuerzas básicas, al club no le toca ni una embarradita.

VISORIAS DE A MIL PESOS

Aunque en la página del Club Universidad reiteran, subrayan y hasta en letras mayúsculas indican que las visorias no tiene ningún costo, mi Judas Unamita que contó que el señor Solís y otros profesores de Celaya -que nada tienen que ver con el equipo-, cobraron mil pesos por cabeza, por observar chavos entre 13 y 19 años. Los citaron a través de un anuncio en Facebook y cuando llegaban, por debajo del agua, les exigían el pago.

Aprovecho para advertirle a mis cuates de Cancún que están siendo invitados a un evento que tendrá lugar hoy y mañana, que nadie debe dar ni un peso para que el visor cumpla con su obligación de hallar talento.

Nadie debe pagar para ganarse un lugar en ningún equipo del futbol mexicano y menos en una de las canteras que más le apuesta al talento de los chavos.

¿HAY LUZ AL FINAL DEL TÚNEL?

Como no todo es negro en este caso, les platico que parece que algunos mandos medios de Pumas ya pararon oídos, ante las quejas de varios padres de familia, y ayer mis Judas me contaron que se están solicitando testimonios para armar un expediente que les permita ir no sólo sobre Solís sino sobre quien caiga.

De oídas, muchos podemos decir y escribir mil cosas, pero algo se moverá cuando los afectados den su testimonio escrito y de su ronco pecho.

Nadie debe fomentar estas prácticas porque tanto peca el que pide lana como el que la paga con tal de ver a su hijo tener una oportunidad.

Cuentan que en una tertulia con varios profesores, el personaje este Solís les presumió las mejoras que le estaba haciendo a su casa y haciendo referencia al origen de la lana que se gastó, se aventó una frase que ya es célebre: "Ya me cansé de ser rico... ahora quiero ser millonario"...

Ahí les dejo la bolita, amigos de Pumas, ya depende de ustedes que la rematen.