FutbolFeed

@SanCaReforma

·
3 min
A
A

¿QUIÉN LOS GRABÓ?

Vaya escándalo tronó ayer. Jugadores del Ame fueron sorprendidos, previo a los Cuartos de Final ante Pachuca, con escorts contratadas por ellos mismos.

Muy clarito vimos que los señores Roger Beyker Martínez Tobinson, Nicolás Benedetti Roa, Richard Rafael Sánchez Guerrero y Leonardo Gabriel Suárez andaban de cachondos en una fiesta privada, a la que les llevaron a chicas que cobran por compañía.

Los más evidentes fueron Roger y Benedetti, quienes se veían gozando de lo lindo.

Ayer, la Liga MX turnó el caso a la Comisión Disciplinaria, que procedió a castigar los angelitos por la violación al protocolo Sanitario de la Liga MX con una multa de 100 mil pesos por cráneo.

Pero, ¿y quién los grabó?, ¿por qué vuelven a caer en lo mismo? Síganle y les cuento.

AHORA SÍ

Hablé ayer con mi Judas Ameee, obvio, alguien que no estaba ahí en el encuentro sexual de sus compañeros con estas damiselas.

"Se mamar... estos cabrones. Lo peor es que no lo entienden, saben que no deben dejar entrar celulares, y mira, volvieron a caer", me dijo.

¿Pero quién grabó?, le pregunté.

"¡Pos ¿quién más?, una de ellas. Su negocio es hacer compañía y, en ciertos casos, tener sexo, pero cuando se trata de jugadores o famosos, el verdadero negocio es filtrar un celular, grabarlos con algunas de sus compañeras y venderlas a TV Notas. Es una lana, 20 veces más de lo que cobran por las fiestas".

Me contó mi Judas Ame que es un mismo proveedor de chicas quien las lleva a distintos jugadores, y pues que el negocio fue redondo.

FALTÓ UNO

Como les conté arriba, la Liga dio a conocer a los 4 que sancionó con esos 100 mil pesos, pero... ¡oooh, sorpresa, faltó uno!

Resulta que en el video se ve un "quinto elemento", ataviado de gris y disfrutando el grotesco espectáculo.

Al parecer Alan Medina se pasó de suertudo y al no entrar en el grupo investigado, se salvó de apoquinarle con sus 100 mil varitos.

Habrá que ver si se salva de los castigos internos del Ame...

BIEN, PERO...

Ahora sí que Mikel Andoni Arriola Peñalosa se voló la barda con sus proyectos para la Liga Femenil al anunciar que van a permitir el ingreso de jugadoras extranjeras a la competencia.

Eso merece una palomita, porque ayudará a que crezca el nivel de la Liga. Hasta ahí, todo bien.

Pero tal vez antes de pensar en dar este paso, primero deberían consolidar otros rubros, como los salarios y las condiciones de trabajo.

En México, las jugadoras ganan un promedio de 3 mil 500 pesos mensuales, lo cual les impide practicar al 100 por ciento la profesión. El 90 por ciento tienen que ser apoyadas por sus familias.

Tigres, Rayadas y el América pagan bien; de ahí en fuera, el presupuesto para salarios es muy corto.

No veo por dónde se pueda contratar a alguien como Deyna Castellanos, a una portera de la talla de Noelia Bermúdez, a Gloriana Villalobos, a una brasileña como Ludmila o Cristiane, o qué le pueden ofrecer a alguna mundialista. Si van a traer extranjeras a formarse, vamos en el camino equivocado.

Sería injusto meter todo el presupuesto de un equipo para pagarle bien a las extranjeras y olvidar a las nacionales.

Antes de pensar en importar jugadoras, habría que invertir en mejorar la infraestructura de algunos clubes, destinar mayor presupuesto para evitar que las chicas viajen más de 10 horas en camión, que puedan llegar un día antes a cada partido y se hospeden en hoteles donde puedan alimentarse como debe de ser y no improvisar en el camino, parando a desayunar y a comer en las tiendas de conveniencia.

Dice Mikel Arriola que tiene una excelente comunicación con Álvaro Ortiz, presidente de Asociación Mexicana de Futbolistas, pues ya es hora de que se pongan de acuerdo con el famoso contrato colectivo de trabajo donde quede reglamentado un salario mínimo profesional.

Bien por las iniciativas, Mikel, pero esperamos más mejoras a la Liga Femenil.