FutbolFeed

@SanCaReforma

·
6 min
A
A

OSCURO PASADO

Si los directivos de Pumas no tienen memoria, acá está su Sanca de Oro para refrescárselas (la memoria).

Si creen que ya se me olvidaron las "joyas" de Gustavo Vargas, flamantisisisímo nuevo auxiliar técnico del estratega auriazul, Andrés Lillini, acá estoy para recordarlos.

Hagamos ese chulo viaje en el tiempo.

En el año 2000, Vargas fue designado junto con Jesús del Muro para comandar a la Selección Preolímpica en Hershey, y "supuestamente" Manuel Lapuente iba a estar supervisando el trabajo; pero al final el hombre de la boina ni las manos metió.

Resulta que previo a un partido contra Honduras, que iba a definir el pase a los Juegos Olímpicos de Sydney, los jugadores le perdieron el respeto al profe Vargas porque se le ocurrió prometerles una noche loca con mujeres de la vida galante en un bar que conocía allá por Oaxaca si ganaban el encuentro y el pase.

Omito las palabras exactas que ocupó para describir los placeres de los que iban a gozar (pero me las sé de memoria).

El equipo enmudeció, se les hizo vulgar y corriente, además de que en lugar de darles instrucciones tácticas o trabajar en el análisis del rival, se tuvieron que soplar los detalles de una charla que nada tenía que ver con el futbol.

Al otro día, México perdió el partido y el pase a los Juegos Olímpicos.

Además de esta ruptura, los jugadores estaban molestos porque Gustavo Vargas prestaba oídos a todos los chismes que llevaba y traía Pablo Larios (QEPD), además de que había claras preferencias con algunos jugadores que eran representados por... ¿quién creen?.. en efecto, Caaarlos Hurtado.

Vargas siempre trabajó bajo el yugo de este promotor que representaba a estrategas como Luis Fernando Tena, José Luis Trejo o Mario Carrillo, a los que también apoyó con diferentes labores, sobre todo a los dos últimos.

Dicho lo anterior, volvamos a 2021 porque aquí es donde todo conecta.

Mis Judas Unamitas me aseguran que la llegada de Vargas a Pumas se dio para ser los ojos y los oídos de Chucho Ramírez, actual presidente deportivo de los felinos; o sea, su chismoso de cabecera de lo que pasa en el vestidor.

De corazón deseo que no sea así y que tampoco vaya a recodar sus antiguas formas para "motivar" a la muchachada, como también espero que la dirigencia no le haya prometido que si Lillini falla va a ser el próximo técnico de Pumas porque si fue así, desde ahorita les garantizo que Pumas va a ser un recontra fiasco...

NUEVOS AIRES

Hace unos días se oficializó la llegada del colombiano Yairo Moreno al Pachuca segúúún que para tapar el hueco que dejaría la salida de Erick Aguirre, disque pretendido por las Chivas. Pues pasaban y pasaban las horas y cada vez se veía más difícil que el chamaco Aguirre se fuera a mi querido Rebaño, por lo que más que un "Plan B" de Grupo Pachuca, me latía que la onda iba por otro lado... y así fue.

Diiicen que en las últimas jornadas del Guardianes 2021, la relación de Yairo con el cuerpo técnico del León, encabezado por Nachito Ambriz vino muuuy a la baja -con roces incluidos-, a tal grado que desde antes de que se consumara la eliminación de la Fieeerahhh (léase con la voz de míster Raúl Orvañanos) ya le andaban buscando cabida en otro equipo.

Algunos medios en Colombia se emocionaron con la posibilidad de que el defensa jugara en Europa y me imagino que se agüitaron un poco cuando vieron que en vez de aterrizar en Oporto, terminó con sus maletas en la paradisiaca Pachuca.

Así que el "castigo" por la discusión que Yairo tuvo con Nachito fue llevarlo a los Tuzos (perdón por decirlo así de crudo, pero las cosas como son), no fuera a ser que mantuviera su mala actitud con el recién llegado técnico Ariel Holan y la cosa se torciera antes de empezar a andar.

Pero bueno, a ver si los minutos que podría tener con la Selección de Colombia este verano y el cambio de aires le ayudan para volver a su mejor nivel y que ahora sí tenga chances reales de cruzar el charco.

GRACIAS POR NADA, MALCORRA

Este es el momento en que yo me regodeo de lo lindo al decir "no digan que no se los dije"...

Al Atlas le tomó un año darse cuenta de la recontrametida de pata que cometieron al llevar al Estadio Jalisco a Ignacio Malcorra, uno de los peores extranjeros que ha llegado a la Liga BBVA MX en los últimos años.

Quienes se dejaron ver la cara con numeritos mágicos que decían que este petardo era muy productivo mandando centros como que nunca analizaron que la mayoría de esos centros rebotaban en los rivales o iban hasta la banda contraria, además de que la personalidad de este tipo dista de ser la de un líder.

De su medianita actuación en el Guardianes 2020 que no le alcanzó a los rojinegros ni para llegar al Repechaje, después se vino abajo en el torneo que recién concluyó y ni entrando de cambio evitó otro año de sinsabores para los Zorros, incluso, debo confesar que morí de risa cuando vi que fue precisamente él quien perdió de manera patética la marca de Gustavo Ferrareis en la jugada que acabó con el autogol que dejó fuera al Atlas en casa del Puebla.

Finiquitado el asunto, ahora quiero ver si hay alguien tan tonto como para fichar a este personaje o si de una buena vez se va y deja en paz a nuestra linda y hermosa Liga BBVA MX.

¡YA DÉJENLOS EN PAZ!

A Cruz Azul no le perdonan la burla ni porque ya fue campeón de la Liga MX.

Y es que ahora que se anunció el Juego de Estrellas entre la MLS y el campeonato mexicano, el actor Jaime Camil no perdió la oportunidad de mofarse de que La Máquina por fin ganó el título.

La cosa ocurrió cuando Camil hablaba de cómo su LAFC le ganó en la anterior edición de la Concachampions al América y al "al actual campeón, Cruz Azul, finaaaaaaaaaaaaaaaalmente"... El tonito provocó que incluso mi carnal Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, hiciera un gesto de "oye, tranquilo", con una sonrisa, mientras el actor no pudo contener la risa.

Parece que el alivio de haberse quitado la losa de la sequía sin títulos de Liga tiene incluido un periodo extra de burlas porque pues todos estaban ya bien acostumbrados y, no lo neguemos, está cañón dejar atrás, así como así, 23 años de cruzazuleadas.