FutbolFeed

@SanCaReforma

·
4 min
A
A

LA BECA RENATO

Dice la directiva del Atlas que no le corre prisa por extender el préstamo de Renato Ibarra, y si el América no acepta sus condiciones, aún tiene tiempo para ir al extranjero en busca de otro volante, así que en este momento los que van a tener que comenzar a preocuparse son los dirigentes del Ame porque el salario del ecuatoriano es muy alto y éste ha sido uno de los principales problemas para encontrarle acomodo en otro lugar.

Aunque usted no lo crea, Renato todavía tiene ¡2 años de contrato! con los azulcremas, por lo que él está muy quitado de la pena esperando que su situación se resuelva, y además anda estrenando romance con Mar Milla, una modelo a la que se ve que le encantan los azulcremas, porque hace algunos años se relacionó sentimentalmente con el francés Jérémy Ménez, con quien tuvo una tormentosa relación, pues en aquellos años ambos estaban casados, y la relación con aquel "crack" le costó a ella el divorcio del cantante Alex Ibarra.

Pero volviendo a lo nuestro, resulta que los rojinegros agarraron desesperados a los directivos del Ame, que no hallaban cómo encontrarle acomodo a Renato, luego del bochornoso incidente de violencia doméstica que protagonizó con Lucely Chala, madre de sus hijos.

Aprovechando que nadie lo quería ni regalado por la fama que se echó encima, el hijo consentido de Ale Iraragorri le abrió las puertas del equipo, pero pagándole solo el 50 por ciento de su salario, dejándole el resto al Ame, que le tuvo que depositar puntualmente pese a que ni jugaba ahí.

Ahora las Águilas quieren que alguien se haga cargo del 80 por ciento de lo que cobra mensualmente el señor Ibarra, y no hay quién le entre. Es más, el Atlas de plano ya les volvió a decir que ellos solo están dispuestos a pagar la mitad o no hay trato.

Dicen las malas lenguas que el ecuatoriano cobra poco más de 125 mil dólares mensuales, y en esta época de pandemia, donde apenas algunos se van recuperando, a muchos clubes se les hace bastante pesado sacar esta cantidad de billetes, tomando en cuenta que tampoco se trata del "crack" que todo México esperaba.

¿SE ACABÓ LA PANDEMIA?

Están viendo que el niño es alegre y le dan la sonaja...

Justo cuando los casos de Covid-19 van a la alza en el País, mis amigos del Atlético Morelia "pusieron su granito de arena" al grado de que el amistoso entre purépechas y Pumas del "finde" pasado se puede convertir en una fuente de contagio tremenda para los aficionados auriazules que se echaron el viaje al Morelos para ver a su equipo.

Me cuentan que más de 20 camionetas repletas de felinos desfilaron el fin de semana rumbo a la capital michoacana, para ver en vivo, por primera vez en casi 3 meses a su equipo, cosa que se les negó por el pésimo torneo de los auriazules, que no llegaron a la Liguilla (cuando abrieron los estadios en la Ciudad de México).

Bueno, pues fue tanta la banda, que lo único que pudieron hacer los de Morelia fue arrinconarlos en la grada, por lo que durante tooodo el partido, los seguidores, muchos de ellos de la Rebel, estuvieron cantando y brincando sin la distancia que se pide para evitar la propagación del virus.

Y es que mientras en la Liga MX tuvimos aceptables protocolos de salud, en los que destacaba la distribución de las butacas, en el amistosillo este en el Estadio Morelos hicieron todo mal pues, para empezar, era evidente que había una barra, cosa que no está permitida, y por si fuera poco, los aventaron a un pequeño lugar en el que fue imposible tener buena ordenación de los asientos.

Además y por pura cuestión de edad, dudo que todos los barristas a los que "enjaularon" ya estén vacunados.

De corazón espero que esta colección de violaciones a los protocolos de vuelta a los estadios no tenga consecuencias y, para rematar, pues el mensajito a todos los directivos de que la pandemia aún no cesa, y no por unos cuantos pesos (porque le cobraron la entrada a los barristas), empiecen a ponerle en la torre a todo el esfuerzo que el futbol mexicano ha hecho para no llevarse un tache durante la pandemia.