FutbolFeed

@SanCaReforma

·
3 min
A
A

SOCIOS EN ASCUAS

La directiva del Club Universidad Nacional debe andar preocupada porque la respuesta de los socios no fue la deseada el año pasado, pues la mayoría decidió abstenerse de pagar la cuota de 7 mil pesos que anualmente los ponía al día en sus derechos y les otorgaba dos pases para ver los partidos de los felinos en la Zona Puma.

Después de que en la Asamblea de 2020 -que se hizo por zoom- se entregó un informe perfectamente planchado y se ratificó a Leopoldo Silva al frente del equipo, se invitó a los asistentes a cubrir su respectivo pago, lo cual no cayó muy bien en el grupo, pues nunca se habló de darles alguna compensación, tomando en cuenta que no había fecha para el regreso a los estadios y que la única verdadera prestación que tienen los socios son sus pases para asistir cada 15 días a sus espacios numerados en el cemento ardiente de CU.

La cosa es que hoy estamos a 18 días de que Pumas reciba al Atlas en el primer juego del Apertura 2021 en el Estadio Olímpico Universitario y, extrañamente, la dirigencia no ha dicho ni pío, es la fecha en que aún no ha "invitado" a los socios para que pasen a cubrir la cuota que quedó pendiente y mucho menos la de este año, digo, sería el colmo que les quisieran cobrar 14 mil pesos de un jalón, sobre todo cuando ni siquiera hay certeza de que en la Fecha 1 se vaya a abrir el estadio.

A muchos socios les urge que se presente un plan para reestructurar el tema, pues la mayoría quiere seguir ostentando el título, pero en el tema de la cuota hay quienes creen que debería haber una rebaja considerable, por motivo de la pandemia, ya que muchos también vieron disminuidos sus ingresos personales.

Desde el año pasado, me contaron, hubo socios que desertaron cuando les salieron con que tenían que pagar sin recibir absolutamente nada a cambio, y hoy día, con la incertidumbre, la amenaza de que haya una desbandada de socios es latente en lo que Pumas decide pelar a sus más fieles aficionados.

Pero este es solo uno de tantos problemas que tienen los auriazules.

¿JORNADA 1 SIN GENTE EN CU?

La apertura del Estadio Olímpico Universitario es otro tema que ha de estar pintando canas verdes en los rumbos de la calle Totonacas si es que aquello que les conté hace unas semanitas sigue vigente.

En su momento, les conté que la primavera pasada, el mismísimo rector de la UNAM, Enrique Graue, había sido tajante al decir que nadie iba a entrar a un partido de futbol en Ciudad Universitaria sin que antes se volvieran a poblar las aulas de la máxima casa de estudios con su alumnado.

Afortunadamente en ese entonces, los Pumas maletas le echaron la mano a la Universidad y no hubo conflicto, pues cuando el Gobierno permitió recibir gente en los estadios, los felinos estaban más que eliminados.

La cosa es que pasaron las semanas y aunque la idea del rector era que para agosto se pudiera volverse a las clases presenciales, el retorno al semáforo amarillo y el incremento de casos de Covid-19 en población joven, hizo que hubiera nuevas órdenes, y que se contemple que solo los alumnos que tienen necesidad de acudir a los laboratorios o a las clínicas puedan retornar y el resto siga en línea.

Por ende, y si el criterio es el mismo de la primavera, el regreso de la afición al Olímpico Universitario estaría en veremos, pues no se puede pedir mesura al estudiantado y abrir un edificio de la UNAM para que una horda de barristas se metan a saltar y gritar, por mucho que el aforo sea del 50 o 70 por ciento.