FutbolFeed

@SanCaReforma

·
3 min
A
A

CUESTIÓN DE KARMA...

En la Copa Oro nunca falta quien muestre el cobre... Tanto la Concacaf como mi querido Miguel Herrera son los mejores ejemplos de ello.

El torneo más "molero" de todos arranca este sábado y por ello vengo a recordarles este bonito episodio en el que, si todos hubieran hecho lo correcto, quizá El "Piojo" habría mantenido la chamba como técnico del Tri mucho, pero muuucho más tiempo.

Para que la cosa gire, nos tenemos que remontar a la noche del 22 de julio de 2015. México llegaba a la Semifinal contra Panamá con un triste antecedente, ya que en la instancia anterior eliminó a Costa Rica con un penal que #NoEraPenal, coincidentemente, al último minuto del tiempo extra, cuando ya no había tiempo para la reacción de los ticos.

Para la Semi en Atlanta, los panameños daban la sorpresa al ganar 1-0 en la recta final del juego, con todo y que uno de sus mejores jugadores -Blas Pérez- había sido expulsado en los primeros minutos. A Herrera ya le llovían críticas por doquier.

Por otro lado, alguien más tenía presión extra, pues la Concacaf ya se había quedado sin Estados Unidos en la Final unas horas antes, por lo que no podía darse el lujo, de ninguna manera, de un Panamá-Jamaica por el título de la Confederación.

Y ahí ocurrió el "milagro". El árbitro estadounidense Mark Geiger marcó un penal inexistente favorable a México, ya en la compensación, un robo del tamaño del de Arjen Robben en el Mundial o el de Raheem Sterling el miércoles en la Euro.

Los panameños se negaron a seguir en el partido. Se dirigieron a Andrés Guardado para convencerlo de aplicar el Fair Play y fallar el penal, pero sobre todo buscaron al "Piojo", a quien le rogaron y trataron de disuadirlo de que le diera la orden al "Principito" y que prevalecieran los principios de la competitividad.

Herrera se hizo el tonto, como que no sabía nada, todo con tal de evitar las críticas por una temprana eliminación. México anotó el penal regalado, forzó la prórroga y después se impuso.

Lo que son las cosas, mientras los panameños escribían en el vestidor una pancarta acusando a la Concacaf de ratera y corrupta, El "Piojo" suspiraba de alivio por evitar las críticas de la prensa y afición, consciente de la mano negra.

Aquí es donde viene la parte irónica: de haber actuado con honestidad y aplicado las reglas del Fair Play, Herrera se habría tenido que regresar a casa al siguiente día y difícilmente se habría topado a Christian Martinoli en el aeropuerto de Filadelfia, porque el grueso de la prensa tenía comprados sus boletos de retache hasta después de la Final.

Señores, el karma existe y a veces es inmediato. Pregúntenle al "Piojo".

A partir de este sábado, después de gozar la Euro y de sufrir la Copa América no nos va a quedar de otra que chutarnos el torneo de la Concacaf, pero las risas no faltarán, cuenten con ello...

ESTATUA EMPAQUETADA

Para los millones de fans que tiene Tigres fuera de Monterrey, que tienen a bien leer esta sacrosanta pregunta, y que estaban con el pendientazazazo sobre qué pasó con la estatua de André-pierre Gignac que prometieron erigir en suelo felino, les tengo noticias...

Ese homenaje en vida para el atacante galo, que fuer anunciada en los tiempos de Miguel Ángel Garza, en agosto del 2019, que dizque la iba a realizar Zamudio y no sé que tantas cosas... ¡ya está lista!

Por ahí me platicaron desde tierras regias que la estatua está terminada, pero tienen un pequeño problema, pues con el cambio de directiva, no tienen ni idea de cuándo la van a develar, no porque hayan cambiado de decisión, vale, Gignac es un dios para cualquier directiva, sino porque tienen por ahí el dilema de qué va a pasar con el estadio, si lo remodelarán o construirán uno nuevo, por lo que la efigie de André está por ahí envuelta en papel de burbujas para que no se maltrate y a la espera de que las cosas se aclaren un poquillo para saber cuándo, cómo y dónde la instalarán.